02 abril 2007

Los maños también lloran



Dice hoy el Heraldo de Aragón: "La imagen de este costalero lloroso refleja la tristeza que vivió ayer la Semana Santa zaragozana por la lluvia que cayó con fuerza durante la tarde". En páginas interiores dice que "los cofrades de la Humildad lloraron por la suspensión de su procesión titular". Hoy está lloviendo mucho y seguro que alguna procesión (o varias, o todas) también se suspenden.

A mí no me importan mucho las procesiones. O nada. No las he vivido de pequeño ni de mayor, si acaso algunas cuando tocaba en la Banda de As Pontes e íbamos por las fiestas de los pueblos para acompañar a la gente. A lo que voy es que esta escena me recuerda mucho a lo que sale por la tele cuando en Sevilla llueve algún día de la SS. Nada nuevo, entonces... Lo que sí es nuevo para mí es que aquí en Zaragoza la gente también llora si no sale con el paso al hombro. Por lo que veo, entonces, los maños también "están como cabras por llorar por un trozo de madera", en palabras de tanta gente del norte que creen todavía que lo único que mueve a un andaluz es la fiesta y el cachondeo en la calle o el fanatismo religioso.

El caso es que seguro que sólo sale Sevilla. O sólo salen llorando los sevillanos. Porque es cierto que existen muchos sevillanos capillitas, de los que lloran si llueve y se quedan sin sacar a su madre a la calle, pero también hay muchos otros andaluces que están a la vanguardia en muchas otras cosas (digamos sanidad o arquitectura) y estos no salen tanto por la tele.

Es parecido a lo de "si te encuentras con un gallego en la escalera, nunca sabes si sube o si baja". Así es cómo se alimenta un prejuicio o un estereotipo.

1 comentario:

juanlu dijo...

sí señor!