23 septiembre 2007

Y la luna se enganchó

Hay un barrio en Zaragoza donde viven muchas culturas, muchas gentes venidas de todo el mundo. Está muy cerca del Pilar y del Mercado Central, y limitado por la avenida de César Augusto, la calle Conde Aranda, el paseo de María Agustín y el Ebro. Ese rectángulo, llamado barrio de San Pablo o del Gancho, fue en su día escenario central de los sitios de Zaragoza, la lucha a muerte contra los invasores franceses.



Hoy todo es diferente. La nueva invasión no es tal: es más bien la creación de un entorno multicultural de gente sencilla, trabajadores, estudiantes y muchos niños. Muchos de ellos participaron ayer en la Carrera del Gancho.

Fue la cuarta edición de un carnaval que sale de la calle Boggiero (justo donde está mi casa) y que recorre las calles César Augusto y Conde Aranda y se compone de los frutos del trabajo, compañerismo y diversión de muchos de estos niños y mayores durante el resto del año. Capoeira, hip hop, graffiti, rumbas, teatro, poesía... En la noche del sábado, aunque oscura, la luna se enganchó. ¿Queréis un flickr? Que lo disfrutéis.

2 comentarios:

juanlu dijo...

Qué bonito es nuestro barrio, coño! :)

Anónimo dijo...

Qué alegría tener un vecino que disfruta con la Carrera tanto como nosotros los Cadenetos.
Te invitamos a pasarte por Cadeneta, para hablar de la Carrera.

Gracias por documentarla y darle difusión

CADENETA