10 febrero 2007

Lo acogedor



Esta cani-fashion paseando por Nervión me hizo volver a sentirme en casa (otro enlace más a cani aquí).

No importa que me vaya de aquí un tiempo, aunque sean 10 años. Hay cosas que nunca cambian porque son la expresión de la personalidad de un lugar y brotan por cualquier esquina de cualquier calle.

En realidad, en la foto sacada con mi móvil no se aprecia mucho el monumento al canismo-fashion. Zapatos de tacón rojos y brillantes, mallas negras ultraceñidas con brillantina dorada, cinturón ancho y flojo, camiseta blanca y, lo mejor, una especie de torera peluda que no bajaba más de 10 ó 15 centímetros por su espalda. Un poco más adelante, al cruzar un paso de cebra, desnudada por los ojos de un conductor de camión. Y eso en los 10 segundos que compartí con ella.

En fin, antes muerta que sencilla, y que siga siendo así por muchos años.

1 comentario:

juanlu dijo...

ains... que nostalgia!! :P