30 enero 2009

Un tarrito de miel (para la boca del burro)



Estoy seguro de que todo el mundo ha leído, oído o visto noticias relativas a la supuesta ignorancia de las normas que aqueja a los conductores españoles. Todos los medios han picado el anzuelo y dado más importancia al dato llamativo que al dato importante. Dice con asepsia El Periódico de Catalunya que "El 96,5% de los conductores suspenderían el examen teórico", mientras los chicos tan majos de Telecinco, tan agoreros ellos como siempre, dicen que "Si eres conductor, suspendes el teórico seguro" y los de El Mundo de Pedro J. van más allá asegurando que "Los conductores españoles, un desastre".

El dato es, en teoría, demoledor: el 96,5% de los conductores españoles somos un peligro público porque suspenderíamos de nuevo el examen teórico de conducir si volviéramos a hacerlo. Es casi imposible no estar de acuerdo con él. Todos suspenderíamos de nuevo porque las autoescuelas no nos preparan para saber conducir, sino para aprobar el examen. Del mismo modo, estoy seguro de que el 100% de los españoles que cursó COU suspendería al cabo de algunos años un examen donde se pregunte por el idealismo de Kant, las alianzas y los ejes de la Primera Guerra Mundial o el análisis sintáctico de una oración subordinada. Es lógico: todos hemos estudiado estos contenidos sólo para aprobar un examen, no para incorporar esos conocimientos al conjunto de saber instrumental que utilizamos en nuestro día a día.

Y aun así, no es la demagogia del dato (22 millones de potenciales sujetos peligrosos al volante) lo que me preocupa. La mente reduccionista de la mayoría de los periodistas y medios que se han hecho eco de la noticia, centradas como siempre en el dato númerico o el porcentaje desde donde poder contar su película, ha pasado por alto quién ha hecho el estudio y la razón por la que ha salido a la luz la supuesta mala educación vial española: la crisis está motivando un descenso en el número de alumnos de las autoescuelas y éstas, preocupadas como siempre por la seguridad vial, proponen que "aquellos que quieran renovar el carné de conducir, y hayan perdido los conocimientos teóricos necesarios, deberían tener que asistir obligatoriamente a cursos de reciclaje", en palabras de José Miguel Báez, presidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas, el organismo que ha patrocinado el estudio (podéis ver la nota de prensa plagada de datos bañados en miel que ha encantado a los burros en la web de este cártel, apartado 'Prensa').

El negocio se reduce y para salvar los muebles hay que crear un clima de preocupación que, si la jugada sale bien, lleve al gobierno a emprender medidas de reeducación vial, jugosas sin duda para los empresarios del sector. Según el plan de comunicación de la CNAE, debemos creer que son los empresarios de autoescuela quien tiene la llave para salvar a la población española y curarla de ese cáncer de irresponsabilidad al volante que la aqueja. No importa que sea la DGT y la propia población quien haya hecho posible reducir desde más de 5.000 a la mitad las cifras de muertos cada año. Ni pensar en implantar asignaturas de seguridad vial en las escuelas e institutos públicos. La solución debe ser, sin duda, volver a la autoescuela cada diez años y gastarnos miles de euros en aprender contenidos sólo para aprobar un examen. Con un par (de fallos).

2 comentarios:

andresrguez dijo...

La mitad de los conductores de este país, al sacarse el carnet, tenían unas normas y desde entonces todo ha cambiado mucho.

Creo que deberían de hacer como con las licencias para mercancías peligrosas, que cada x tiempo están obligados a pasar un curso.

Anónimo dijo...

En principio parece que tu opinión sobre las autoescuelas es que no enseñan a conducir.
Solo dos preguntas, ¿qué te dijeron en la autoescuela que debes hacer ante un semáforo amarillo fijo? ¿Desde que carril te dijeron que se debe salir de las glorietas?.
Entonces dime ¿por qué no lo haces?
Muy sencillo por que todo el mundo lo hace mal yo también, pero sin embargo si el resto hace mal periodismo tu te preocupas de hacerlo lo mejor posible que es lo que te enseñaron ¿no?

Desde mi punto de vista creo que si seria necesario regresar a las aulas cada cierto tiempo por dos motivos:
Primero cada año salen nuevas normativas respecto a la seguridad vial de las cuales los conductores desconocen su contenido.
Segundo, por que cuando una persona realiza una actividad no debería olvidar como desempeñarla.

Te pongo un ejemplo:

Tú eres periodista, ¿no realizas cursos, seminarios, recopilas datos de tu actividad, te mantienes al día sobre como mejorar en ella?

Ahora bien si eres conductor:
¿Cuantas actividades realizas para mejorar tu conducción? Algún curso de conducción eficiente tal vez, o quizás un curso de perfeccionamiento en la conducción, o puede que té ayas preocupado por ver que señales se han añadido al código de circulación desde que obtuviste tu permiso así como la multitud de normativa que se a modificado desde entonces.

Por otro lado, los cursos y seminarios de periodismo que realizas ¿son gratuitos?

Eso si estoy de acuerdo en que la seguridad vial se debería comenzar a impartir en las escuelas.

Un saludo y perdón por no saber expresarme tan bien como tu.